Cociente Emocional

Cociente Emocional

https://es.slideshare.net/fvmartinasoc/infantilismo-185746999

“Los datos no son significativos… (si) nadie se ocupa de integrarlos en un modelo. A partir de los datos podemos sacar inferencias, que pueden ser equivocadas: Si la Coca-Cola con vodka emborracha, la Coca-Cola con ron emborracha, y la Coca-Cola con whisky emborracha, podemos concluir que la Coca-Cola emborracha, porque es el factor constante. No hemos tenido en cuenta el dato decisivo: que el alcohol también está presente. Organizamos los datos mediante conceptos.” José Antonio Marina (los subrayados son nuestros)                      

No es posible pensar sin sentir, ni sentir sin pensar, que constituyen nuestra forma de comprender y responder a la realidad:

  • Cociente Intelectual, hoy sustituido por centiles, que se obtenía dividiendo la edad mental de una persona (según los resultados de un test) entre su edad cronológica y multiplicando el resultado por 100. Es innato“Lo que Natura no da, Salamanca no presta”.
  • Dominio Emocional de nuestras reacciones ante los estímulos. Según Damasio somos capaces, por aprendizaje, de “anular el automatismo y la inconsciencia tiránicos de la maquinaria emocional”.

Como unas IDEAS nos GUSTAN más que otras, se han desarrollado distintas estrategias:

  • La Cognición que se impone al deseo y guía las emociones constituye la tradición estoica y budista, que ha inundado la Psicología Cognitiva y desarrollado Mindfulness para la gestión del estrés.
  • La Madurez Emocional aporta un plus a la potencia mental, encontrándose que personas con Mentalidad de Crecimiento, extienden su capacidad -o al menos logran mejores resultados que otros más dotados- a base de creer que pueden hacerlo, perseverancia y esfuerzo.

La cuestión es, ¿puede la mezcla racional emotiva perjudicar a ambos factores? Sí.

Contrastemos los datos y el concepto que los expertos tienen sobre inteligencia infantil, con este titular de Europa Press: “Kim Kardashian tiene la inteligencia de una niña de 4 años”:

  • ¿Disfruta haciendo cosas nuevas? 
  • ¿Le gusta más jugar con otros que sola? 
  • ¿No distingue la fantasía de la realidad? 
  • ¿Imagina lo que va a suceder?
  • ¿Habla sobre lo que le gusta e interesa? 
  • ¿Entiende los conceptos “igual” y “diferente”? 
  • ¿Relata cuentos? 

Influencers y tertulianos que odian aburrirse, se rodean de gente a la que convencer con sus deformadas percepciones y expectativas en torno a sus preferencias; pugnando para demostrar la superioridad de sus relatos. Pero no son los únicos en jugar como niños.

Según Tolstoi, le falta un hervor al Cociente Emocional cuando dividimos el valor real de la persona entre lo que cree valer (como soberbia, no como autoestima) de forma que: “Cuanto más grande es el denominador, menor es la fracción”. El afán de protagonismo nos empequeñece e infantiliza.

Bertrand Russell recomendaba la forma de engrandecerse: “Ensanchando la mente y el corazón por medio de un análisis imparcial del mundo”. Un Dominio Intelectual que necesita más conceptos claros que ideas apasionadas del tipo…

Porque me da la gana (o porque no)

Comments are closed
Call Now Buttonllamar ahora